publicidad

Cine con otros ojos, proyecta el jueves 29, "BOLA DE FUEGO" (1ª sesión, doblada; 2ª, en v.o.s.)

26.11.2018

                 El próximo jueves, 29 de noviembre, proyectamos en la Casa Municipal de Cultura, dentro de la sección Reencuentros de “Cine con Otros Ojos”, “Bola de fuego”, de Howard Hawks, en sesiones de 6 y 8:30 de la tarde, con la localidad a 3´50 euros. La primera sesión será doblada; la segunda, en versión original (inglés) subtitulada.

 

SINOPSIS DE LA PELICULA:

  Gracias a la donación de un cuarto de millón de dólares, un grupo de profesores estrafalarios, todos solteros salvo uno que es viudo, trabajan en la elaboración de una enciclopedia del saber humano. Cuando el trabajo se encuentra ya en una fase bastante avanzada, la visita sorpresa de una bailarina de cabaret les hace replantearse su labor, pues caen en la cuenta de que viven de espaldas al mundo. 

 

COMENTARIO:

 A la atención de Howard Hawks (1896 – 1977)

       

Dear Howard, how are you doing?

Como habrás observado -me consta que eres muy observador y no se te escapa una-, no he utilizado el Mr. en el encabezamiento de mi carta. Después de darle alguna que otra vuelta, creo que entre cinéfilos no deberían existir los formalismos. 

No creas que ha sido fácil decidirme a escribirte esta carta, pero resulta que hoy la Asociación de cine “Otrosojos” proyecta en su sección “Reencuentros” una de tus películas, Bola de fuego (1941).

Siendo objetiva y un poco pelota, podría dedicar estas letras a enumerar los incontables datos técnicos, históricos y cinematográficos de gran relevancia que tiene tu film, pero, aunque luego no podré evitar nombrar alguno, sé que para ti sería aburrido e incluso me atrevería a decir que somnífero.

Lo primero que quiero decirte es: ¡gracias por tus películas!  Son un soplo de aire fresco en cualquier circunstancia de la vida. Están llenas de positividad, de talento, de valentía, de fuerza, de música, de arte…. Has hecho cine del Oeste, ya casi nadie lo llama así, como Río Rojo (1948) o Río Bravo (1959), comedias como La fiera de mi niña (1938) o Luna Nueva (1940) y cine negro como Scarface, el terror del hampa(1932) o Tener y no tener (1944). Sé que me dejo innumerables obras maestras en el tintero, pero el papel no me da para tanto. Lo que tengo claro es que la película que proyectamos hoy es una de mis favoritas.

De pequeña mis padres me contaron el cuento de “Blancanieves y los siete enanitos” como a casi todos los niños. Algunas cosas no las entendía bien, supongo que fue debido a mi corta edad, pero el cuento hacía su función y me lanzaba sin remedio en brazos de Morfeo después de un día agotador. Cuando tenía aproximadamente diecinueve años, compartí con mi padre tu Blancanieves particular en la televisión del salón una noche de sábado. Ahí fue donde comprendí verdaderamente la historia. Te confieso que desde su minuto 15, en el que nos presentas a tu protagonista con sus deditos asomando a través de la cortina, quise ser ella. Una mujer bella, despampanante, que canta “Drum Boogie” con soltura y talento y que brilla como una diosa delante de toda la sala de fiestas moviéndose como si hubiera nacido solo para eso. Después la fui conociendo más a fondo a través del guion de Billy Wilder y Charles Brackett y descubrí que también era inteligente, resuelta, decidida y valiente. Si además le añades que está interpretada por Barbara Stanwyck, que encarna como nadie a la mujer liberada en todos los sentidos, una chica a la que le gusta tanto el cine como yo no podía más que caer rendida a sus pies.

Y si “la Stanwyck”, Sugarpuss O´Shea en la película, se convirtió en mi heroína, su príncipe encantado no podía estar mejor interpretado por Gary Cooper. Un profesor sensible e inocentón, Bertram Potts, cuyo trabajo consiste en recopilar datos lingüísticos y expresiones populares para la creación de una enciclopedia. Al comprobar que está terriblemente anticuado en sus investigaciones, decide salir al mundo y experimentar por sí mismo el lenguaje de la calle. Cuando conoce a Pussy, verá en ella algo más que una “sex symbol” y sus mundos chocarán irremediablemente.

Me hubiera gustado añadir a esta carta una invitación para tomar una cañita y hablar de cine con el que considero es uno de los grandes genios de la historia de la cinematografía, pero de momento me conformo con que, allá donde estés, te llegue esta carta. Solo me quedan unas líneas y las voy a utilizar para despedirme y darte las gracias. Gracias por la naturalidad que desprendes detrás y delante de la cámara y por contarnos historias y compartirlas con todos nosotros. Gracias por tus mujeres, han sido un espejo en el que mirarme en algunos momentos de mi vida, y gracias por las sonrisas y desvelos que producen tus películas en la oscuridad de las salas de cine. 

 

Nos vemos, encanto. See you!


¿Qué opina del Plan del Ayuntamiento para el Antiguo Colegio Cervantes?
(Me parece correcto) (Gasto innecesario, se debería invertir el dinero en otras cosas)

quiero dar mi opinión

Cursos
Publicidad
Publicidad
publicidad
Publicidad
publicidad
Publicidad
publicidad



El Tiempo en Miranda de Ebro
publicidad
Copyright 1 Coma Dos Miranda S.L. - Calle La Charca, nº1 bajo - 09200 Miranda de Ebro - Tel.:947330021 - Fax.:947331970
Depósito Legal: BU-278-2006

Resolución mínima : 1024 x 768 recomendada: 1280 x 1024 - Optimizado para: Firefox v2.0.04 e Internet Explorer v6.0.29